lunes, 20 de febrero de 2006

Los ricos y los impuestos

¿Quién paga los impuestos?

Desde que se estableció el impuesto sobre la renta, ISR, el caballito de batalla de quienes creen que los impuestos directos deben ser progresivos es que supuestamente de esa manera los que más tienen pagarán más. Sin embargo, la evidencia empírica parece contradecir esta premisa. El columnista estadounidense, Bruce Barlett, lo ilustró recientemente con datos de la recaudación del ISR durante los pasados 25 años en Estados Unidos.

Barlett inicia la ilustración con los datos recientemente publicados por el Servicio de Rentas Internas (el IRS, la SAT de ese país) sobre el año fiscal 2,003. Esos datos muestran que el uno por ciento de los contribuyentes con ingresos más altos pagaron el 34.3% de todo el ISR federal de ese año. El 5% con mejores ingresos pagó el 54.4 % del total, el 10% pagó el 65.8% y los primeros 25% de los contribuyentes pagaron el 83.9%.

Barlett continúa con los datos de 1,980, cuando el porcentaje del ISR pagado por el 1% de los contribuyentes con ingresos más altos fue sólo del 19.3%. Lo interesante de la ilustración, es que en ese momento la tasa más alta del ISR era del 70%.

En 1,981 Ronald Reagan disminuyó los impuestos y dejó la tasa más alta del ISR en 50%. Los colectivistas de siempre se rasgaron las vestiduras indicando que ese era un gigantesco regalo para los ricos. Contrario a sus lamentos, a partir de allí, el porcentaje del ISR que pagaban los ricos comenzó a incrementarse de manera estable.

Ya en 1,986 la porción del impuestos sobre la renta que pagaron el 1% de los contribuyentes con ingresos más altos subió a 25.7%. Ese año, la tasa más alta del impuesto se redujo al 28%. Nuevamente los colectivistas se lamentaron de tanto regalo para los ricos. Sin embargo, el porcentaje del impuesto sobre la renta federal pagado por el 1% de los contribuyentes con ingresos más altos continuó incrementándose. Para 1992, ya había subido a 27.5% y, como ya vimos, en el 2,003 llegó al 34.3%.

Barlett resume que el porcentaje del ISR pagado por el uno por ciento de los contribuyentes con ingresos más altos casi se duplicó durante un período de tiempo en el que la tasa más alta del impuesto se redujo a la mitad, lo que contradice la creencia populista sobre aumentar la progresividad.

El columnista comparó también cifras de otros países desarrollados y la tendencia era que a mayor tasa, menor porcentaje del ISR pagado por "los ricos".

Yo voy todavía más lejos, al indicar que esas cifras revelan lo que siempre hemos dicho, que el ISR es un impuesto a la productividad y mientras menor éste sea más se va a desarrollar el capital y mejor estará la economía. Lo ideal es eliminar ese impuesto a la productividad, para desencadenar el genio emprendedor de los guatemaltecos y que el gobierno se financie a través de un solo impuesto indirecto.

Artículo publicado en Prensa Libre el jueves 8 de Diciembre de 2,005

2 comentarios:

Pablo dijo...

Definitivamente los impuestos están ahogando a la clase media en este país.
Las personas ya no damos más con una carga tan alta, me parece que la tasa del 40% es una de las más alta en el mundo.
En contraposicón están las Empresas que pagan apenas el 15% y es una de las tasa más bajas del mundo.
Porqué no rebajar el impuesto a las personas y establecer un máximo de 15% y para compensar lo anterior se establece una tas del 20% a las Empresas con lo cuál el Estado recaudaría un 10% más de la cifra actual segun estudios serios.
Así todos saldríamos ganando

Pablo

Jorge Jacobs dijo...

Pues no sé de dónde salieron los estudios serios, porque actualmente las empresas pagan el 31% sobre utilidades, en un régimen, y en el otro el 5% sobre ventas brutas (que no sobre las utilidades). Lo mejor, que es lo que planteo en el artículo es eliminar completamente ese impuesto a la productividad. Saludos,