jueves, 22 de marzo de 2007

Confusión feminista

No creo que la "sociedad" lo obligue a uno a hacer lo que no quiere.

Hace un par de semanas, durante la celebración del Día Internacional de la Mujer, un grupo de mujeres que conforman la "Batucada Feminista" se desnudaron frente a la Corte Suprema de Justicia para llamar la atención hacia la presentación de lo que denominan la "Manifiesta Feminista".

A mi me pareció una manera muy original de manifestarse, a la par de que considero que es mucho mejor el que se pinten su cuerpo a que anden como algunos otros manifestantes vandálicos manchando la propiedad privada de otras personas. Sin embargo encuentro una gran incongruencia en esta acción.

La mayor parte de feministas, y las de la Batucada no son la excepción, reprochan que se utilice el cuerpo de la mujer como un simple "objeto" en la publicidad. Mencionan, por ejemplo, el clásico anuncio de repuestos de carro en el que aparece una mujer en calzoneta (cuando no con menos ropa). Yo estoy de acuerdo con ellas en que no hay en ello más relación que la de aprovecharse del "morbo" masculino para vender más repuestos.

Lo que no entiendo es cuál es la diferencia entre el "uso" del cuerpo de la mujer en el anuncio de repuestos y el "uso" del cuerpo de las feministas para enviar un "mensaje político".

Algunas de las representantes de la Batucada estuvieron este martes en el programa Todo a Pulmón (pueden bajar la entrevista en www.radiopolis.info). Durante el programa hablé con ellas sobre esta duda y debo confesar que no me convenció su respuesta.
Su argumento es que lo que hace la mujer de la calzoneta es publicidad, están "vendiendo" su cuerpo, mientras que ellas, "tomando el control de su cuerpo", estaban haciendo una declaración política. Podré pecar de ingenuo o de simplista, pero sigo sin entender cuál es la diferencia. Para mí, es exactamente lo mismo: ambas "utilizan" su cuerpo como un objeto para transmitir un mensaje.

Otro punto que salió a colación es que ellas realmente creen que la sociedad lo obliga a uno a seguir ciertos patrones. Argumentan que las personas no tienen libertad de tomar decisiones porque la sociedad, la publicidad, el entorno, el "sistema", las obliga a actuar de determinada manera y, por tanto, no son libres. Yo creo que esa es una excusa. Todos somos libres de escoger cómo vamos a actuar. Que en muchas ocasiones no estemos dispuestos a correr con los costos que esa decisión conlleva, es una cosa muy distinta.

Si a esas vamos, considero que ellas mismas son el ejemplo perfecto de que es falso eso de que la sociedad o el sistema nos obliga ya que, si fuera cierto, ellas serían unas mujeres heterosexuales, casadas y con hijos (que es el canon establecido en nuestra sociedad conservadora), pero no lo son: son mujeres lesbianas, y orgullosas de serlo. ¿Es ese un reflejo de lo que nuestra sociedad les obligó a ser? (Pueden continuar la discusión en mi blog: jorgejacobs.com).

Publicado en Prensa Libre el 22 de marzo de 2007.

Technorati Tags: , , ,

2 comentarios:

Anónimo dijo...

por lo que lei en el articulo entiendo que la diferencia entre vender el cuerpo y tomar control del cuerpo es que en uno el fin es material y manipuado por publicistas y en el otro el mensaje es de tipo espiritual y no
hay otra persona de por medio en
la decision de desnudarse.
Par las dela batucada el fin justifica los medios.

La argumentacion de que no tienen libertad de elegir sus deciones pienso que no esta directamente asocida a la libertad de decidir sino mas bien a la falta de aceptacion de la decision que toman con libertad, ser lesbianas.

Yo me atreveria adecir que si pudo haber un factor que las "obligo" a ser lesbianas y que por eso dicen que fueron forzadas por la sociedad a caer en ese rol.

Buenisima onda MR. J.J.COOL

GersonRod










Otro punto que salió a colación es que ellas realmente creen que la sociedad lo obliga a uno a seguir ciertos patrones. Argumentan que las personas no tienen libertad de tomar decisiones porque la sociedad, la publicidad, el entorno, el "sistema", las obliga a actuar de determinada manera y, por tanto, no son libres. Yo creo que esa es una excusa. Todos somos libres de escoger cómo vamos a actuar. Que en muchas ocasiones no estemos dispuestos a correr con los costos que esa decisión conlleva, es una cosa muy distinta.

Si a esas vamos, considero que ellas mismas son el ejemplo perfecto de que es falso eso de que la sociedad o el sistema nos obliga ya que, si fuera cierto, ellas serían unas mujeres heterosexuales, casadas y con hijos (que es el canon establecido en nuestra sociedad conservadora), pero no lo son: son mujeres lesbianas, y orgullosas de serlo. ¿Es ese un reflejo de lo que nuestra sociedad les obligó a ser? (Pueden continuar la discusión en mi blog: jorgejacobs.com).

Publicado en Prensa Libre el 22 de marzo de 2007.

la Lu dijo...

www.desdenuestroscuerpos.blogspot.com