martes, 30 de diciembre de 2008

Gracias


Nota: esta es una carta enviada por Carlos Díaz, el esposo de mi prima Susy que falleció recientemente. Creí importante compartirla con todos ustedes. Foto tomada por Manuel Pinot (www.talishte.com).

Como muchos de ustedes sabrán, mi esposa Suzy fue diagnosticada con Cancer en Marzo de 2006 y luego de 2 años y 9 meses, nuestro Dios decidió llamarla a su presencia este 22 de Diciembre.

Desde el inicio de esta enfermedad Suzy hizo memoria de un verso de la Biblia en Job 14:5 que dice: Los días del hombre ya estan determinados, tu (Dios) los has decretado y nadie puede añadir ni quitar uno de ellos, entre las primeras palabras que ella creía y compartimos juntos los primeros días luego del diagnostico fueron: ambos creemos esto que ni tu ni yo sabemos si yo moriré de esto, ninguno sabemos siquiera quien morira primero. Pero si sabemos que nadie muere antes, tampoco nadie muere después; el principio y el fin de nuestras vidas esta y depende de Dios, "puesto que en el vivimos, nos movemos y existimos.. Hech. 17.28)". Suzy vivió siempre bajo el conocimiento y la fé de que para los que aman a Dios TODO ayuda a bien (Rom. 8.28)

Durante estos 33 meses Suzy siempre pidió 3 cosas: 1) Si Dios había permitido que ella tuviera esta enfermedad ella quería que el nombre de Dios se viera glorificado no importando que entendiéramos o no la razón de este viaje. 2) Fe para creer que Dios tenía absolutamente todo bajo control y 3) fuerza para soportar lo que fuese necesario. Ciertamente Suzy vivió todo este tiempo cumpliendo estas premisas...

Sabía que todo lo que hacía en última instancia era para Dios (1 Cor. 10.31, Col.3.32) y por eso como hija, como estudiante, como esposa, como madre, como trabajadora, como maestra, lo hizo siempre de todo corazón, porque sabía que trabajaba para Dios. En su pequeño cuerpo tenía un corazón que latió con toda la fuerza posible en todo lo que hacía y así latió hasta el último de sus latidos. Todos, absolutamente todos fueron una ofrenda para Dios.

Cualquiera pensaría que los del derredor estábamos para darle soporte a su fe, pero fue siempre la fe de ella la que soportaba la nuestra. Nunca dudó por un momento si Dios tenía todo bajo control, por eso nunca perdió el ánimo, por eso su rostro siempre fue iluminado por la paz que pocos podíamos comprender (Fil.4.7), porque sabía que la voluntad de Dios siempre, siempre es buena, agradable y perfecta (Rom.12.2).

Su fuerza aún en los últimos momentos eran totalmente desproporcionados con su pequeña y graciosa figura. Su fuerza siempre fue de otro mundo, sus pequeños hombros soportaron no solo a mí y a nuestros hijos, sino a todos los que con su dinamismo y energía no tenían otra que sentirse contagiados.

Uno de los pasajes que a Suzy mas le gustaban de la Biblia era el de Filipenses 3.20, ella no era ciudadana de este mundo, sino del cielo, en donde hoy está con su Señor y Salvador Jesucristo.

Quiero agradecerles a todos por las muestras de cariño hacia Suzy, para ella ustedes eran los dedos de Dios en su vida. En una oportunidad, en una noche de un poco de insomnio me dijo: muchos pasan en esta vida y no saben quien las amó, pero yo en estos meses de enfermedad he visto los cientos de personas que me aman a mí, que te aman a ti, y que aman a mis hijos y a mi familia. Yo pude ver la muestra final, el día del funeral, literalmente el trafico se detuvo frente a la funeraria por varias horas mientras cientos de personas trataban de ingresar para mostrar a la familia su amor.

La vida de Suzy fue corta, pero quisiera que eso no se confunda con una vida inconclusa. No, la vida de Suzy fue una vida plena, completa, una vida que dio fruto al ciento por uno.

Gracias, por su apoyo, gracias por su cariño, gracias por sus oraciones, gracias por ser amigos, familia, hermanos.

Que Dios los bendiga.

Carlos
Pame, Charlie, Benny y Vale.

Susy

Tengo mi vida en perspectiva, vivo cada día como si fuese el último.


Hace tiempo sabía que estaba enferma, pero no había hecho lo posible por visitarla. Los días pasaron y me llegaron noticias que su salud empeoraba. Fue en ese momento cuando se afincó en mí la necesidad imperiosa de verla, de decirle que la quería, que recordaba las épocas de nuestra infancia, de las reuniones familiares, con mucha felicidad, que a pesar de la separación que el tiempo y las actividades habían interpuesto, seguía siendo mi prima querida.

Hace poco nos reunimos a desayunar con mis hermanos y lo hicimos cerca de su casa, con el propósito de ir luego a verla; sin embargo, el tiempo, otra vez el tiempo, se nos adelantó y una vez más se quedó frustrada mi intención de verla.

Ese mismo viernes, pensé que no podía pasar más tiempo sin que la fuera a ver e hice el firme propósito de ir el sábado con mi familia. Finalmente ese día, a pesar de los contratiempos, llegamos a la casa de sus papás. Nos recibió Gladys, su mamá. Nos contó que esa mañana había empeorado. Ya necesitaba oxígeno.

Finalmente pude estar con ella. La enfermedad había dejado sus huellas, ya no hablaba, pero al verme me reconoció y sonrió. Le tomé la mano y me la sostuvo durante todo el tiempo que estuve con ella. Le dije lo que tenía que decirle. Y ella sonrió. No me dijo nada, pero su mirada y su sonrisa fueron suficiente muestra de su comprensión.

Dos días después murió. En el velorio, las pocas palabras que intercambiamos con Gladys fueron conmovedoras: "Fuiste la última persona con la que se sonrió", me dijo.

Suzy fue una persona excepcional. Siempre feliz, siempre riendo, siempre con una actitud muy positiva hacia la vida. Muy creyente, muy entregada al servicio a los demás y a cuidar a sus cuatro hijos.

Carlos, su esposo, me contó cómo Suzy enfrentó el proceso con mucha confianza en Dios, convencida que tanto si se lograba recuperar como si no, eso sería lo mejor. De las muchas batallas, de las alegrías, de las tristezas, pero en medio de todo, su fe y su creencia en Dios nunca flaquearon; antes bien, fue ejemplo para muchos que estaban a su alrededor y que no pasaban por lo que ella pasó.

Gery, su hermana, me contó que ella les decía: "Yo estoy mejor que ustedes, tengo mi vida en perspectiva, vivo cada día como si fuese el último". Y esa, en efecto, es la perspectiva correcta. Si supiéramos que hoy es nuestro último día en la Tierra, ¿cuál sería nuestra escala de valores?

La película francesa "Mi mejor amigo" inicia en un funeral haciendo la reflección sobre la cantidad de personas que asistió y el protagonista se pregunta: "Cuándo yo muera, ¿llegará alguien a mi funeral?". A juzgar por la cantidad de personas que llegaron a la funeraria a dar su último adiós, Suzy hizo muchos y muy queridos amigos en su corto periplo por esta vida.

Hace unas semanas, puse en mi blog una frase de Harriet Beecher Stowe que me impactó mucho: "Las lágrimas más amargas derramadas sobre las tumbas son por palabras que no se dijeron y por acciones que no se realizaron". Es cierto. Así que lo invito a que no pierda más el tiempo, que sólo tenemos hoy, el ahora, el presente, para decirle a esa persona que tenemos en mente lo mucho que la queremos y lo que hemos disfrutado su compañía en este finito presente que a cada instante nos acerca más a la eternidad.

Descanse en paz, Suzanne Paola Jacobs Andrade de Díaz.


Nota: Susy murió el 22 de diciembre de 2,008. Este artículo será publicado en Prensa Libre en enero de 2,009.

jueves, 18 de diciembre de 2008

El regalo de Chepe

Este año termina con varias partidas cercanas. Juan René Girón, el suegro de mi hermano; Irina Darlee, Chepe Zarco y Paco Bianchi. En el caso de los hombres, todos, coincidentemente, por problemas del corazón. Lo que me mueve a muchas reflexiones y me ha tenido con muchos sentimientos encontrados.

Con ninguno de ellos puedo decir que tuve una gran amistad, pero, ya sea por cuestiones de familia o trabajo, nuestras sendas se cruzaron en más de una ocasión.

A don Juan René lo conocí desde hace muchos años, cuando Éric apenas era el novio adolescente de su hija Sandra. Me impresionaba su carácter, su empuje, y que no tenía pelos en la lengua para decir las cosas, aunque siempre de una manera respetuosa y caballerosa.

A doña Irina la conocí poco, principalmente por sus columnas, aunque de vez en cuando nos encontrábamos en reuniones.

A Paco también fue poco lo que lo conocí, aunque sí estuvimos un par de veces peleando las mismas batallas. Lo recuerdo como una persona muy correcta y sensata.

A Chepe lo recuerdo muy bien. Lo conocí cuando apenas empezaba mi vida de columnista. En ese tiempo, él estaba como director de Prensa Libre. En varias ocasiones me insistió en que debería pasarme a escribir para este periódico, hasta que hace casi exactamente 15 años (como lo mencioné en una reciente columna) acepté su invitación. Nos veíamos poco, casi siempre por casualidad, pero en ese tiempo llegué a apreciar en él una de esas personas soñadoras, de las que salen a buscar sus sueños.

Con todo y sus muchos errores y desaciertos, Chepe fue una persona admirable. Decía lo que sentía, como lo sentía; no era hipócrita; reconocía abiertamente sus errores, y tenía un gran corazón, lo que lo llevó a ser el columnista más leído y controversial de su tiempo. Como un pequeño tributo a su memoria, quiero reproducir unos párrafos de su última columna, en donde él mismo describe su actitud ante la vida:

“Pero es que precisamente, como no quiero ni creo importante, ni tampoco posible, que la plata sea fundamental ni esté presente en este Diciembre, he decidido darle a mis hijos, a mi mujer y a mis amigos un regalo que, creo yo, vale más que todos los millones de dólares del mundo, porque este regalo no se puede pagar. Se trata de mí… (ejem…)”

“Yo, en primer lugar les obsequio a mis cinco hijos, a mi mujer y a mis amigos del corazón (por supuesto que si Dios me lo permite) un año más de vida al lado de ellos, dispuesto a amarlos, quererlos, besarlos, consentirlos, compartir, reír, llorar, educar, escuchar, comprender, corregir, experimentar y equivocarme”.

“Les obsequio la verdad de mí, de lo que soy, de cómo soy. Les regalo lo que creo cierto, mi fuerza, mi valentía, mi honor, mi dignidad, mi integridad (tan cuestionada por los puritanos y los fanáticos) les doy mi tiempo (a veces tan corto porque duermo mucho) les regalo mi sentido del humor que a veces es demasiado negro y tan lleno de maldiciones, les pongo a sus incondicionales deseos este hombre tan imperfecto pero tan lleno de amor que hoy decidió darse él nuevamente, otro año más. Y con eso creo que cualquier regalo de cualquier tienda de lujo o de no lujo es una babosada”.

Les deseo a todos mis lectores que pasen una muy feliz Navidad y que el 2009 les traiga muchas bendiciones.

P.S.: Por aquello de las dudas y los corazones, también les recomiendo que su principal propósito de año nuevo sea hacer ejercicio.

Artículo publicado en Prensa Libre el 18 de Diciembre de 2,008.

jueves, 11 de diciembre de 2008

Sí a la reforma

Ya está probado hasta la saciedad que el sistema político que actualmente tenemos no funciona. La prueba más palpable la encontramos en nuestro diario vivir: no hay seguridad, no hay justicia, no hay “desarrollo”.

Le pueden atribuir las causas que sean. Unos dicen que es por falta de recursos, pero no importa de qué tamaño sea el presupuesto de malgasto de los gobernantes, ni que todos los años crezca considerablemente, la situación sigue de mal en peor. Lo cierto es que todos los gobernantes utilizan la “falta de fondos” como excusa conveniente para los escasos o nulos avances durante su administración, pero lo interesante es que para la corrupción siempre alcanzan los fondos. Irónico, ¿no lo cree?

Otros lo atribuyen a las personas. Dicen que el problema es que no ha llegado la persona “ideal” a la Presidencia. Creen que cuando llegue “esa” persona, la situación se compondrá. Que por el momento tenemos que aguantar a la partida de mediocres que con cada elección llegan a ocupar los altos cargos públicos, pero que si tenemos la suficiente paciencia, algún día vendrá el redentor de los políticos, aquella persona que nos demostrará que si se tiene la honradez, la capacidad y la entrega suficientes, se puede cambiar el rumbo del barco, y nos llevará a una Guatemala de ensueño. Pero ésta no es más que la esperanza de los ilusos. No importa quién llegue a la Presidencia. No importa quiénes lleguen al Congreso. Las pocas diferencias palpables son que unos son más o menos corruptos que los otros, más o menos abusivos que los anteriores, más o menos descarados que los precedentes, pero el resto de ciudadanos nunca ve que su situación de vida mejore.

Estoy convencido de que el problema no son los recursos ni las personas. Estoy plenamente convencido que el problema es el sistema que tenemos actualmente. Y, por lo mismo, estoy convencido de que mientras no cambiemos el sistema, podrán los políticos tener cientos de miles de millones de quetzales a su disposición, podrán llegar las “mejores” personas al ejercicio del poder, pero la situación no cambiará. La única manera de cambiar el rumbo del barco es por medio de un verdadero cambio en el sistema.

Por eso es que desde hace unos años apoyo la propuesta de ProReforma. Este proyecto propone hacer un cambio parcial de la Constitución, sin meterse en la parte “pétrea” de la misma, por lo que es una modificación que solo necesita ser aprobada por las dos terceras partes del Congreso, y luego por la ciudadanía, en una Consulta Popular, sin tener que convocar a una Asamblea Nacional Constituyente ni nada por el estilo.

Los cambios que plantea son pocos y sencillos, pero que pueden llegar a tener una trascendencia increíble en el futuro de todos los guatemaltecos. Su premisa básica es el respeto a los derechos individuales de todos los habitantes de Guatemala y que sea del interés general el que estos derechos individuales se respeten. Proteger la vida, la propiedad y los contratos. Establecer un régimen de verdadero estado de Derecho, en donde las personas vivan por derecho y no por permiso de los gobernantes. La promesa es que un estado de Derecho tiende a reducir la pobreza y la violencia.

A mi manera de ver las cosas, la única solución es un cambio en el sistema, por eso creo que la propuesta de ProReforma es vital para el futuro de nuestro país. Lo invito a que usted mismo revise la propuesta y las premisas que la impulsan en: www.proreforma.org.gt.

Artículo publicado en Prensa Libre el 11 de Diciembre de 2,008.

jueves, 4 de diciembre de 2008

Quince

El tiempo, ese recurso que es el más escaso que tenemos y que con su paso nos va dejando huellas; no solo físicas sino también en nuestro ser interno, es inexorable; no se detiene, y todos tenemos la misma cantidad en cualquier momento dado. Siendo una constante así, ¿por qué tanto nos angustia a veces ese paso del tiempo? ¿Será porque nos recuerda lo fugaz de nuestro paso por este mundo?

Para tener una sensación más concreta de ese concepto tan abstracto, los humanos tendemos a encajonarlo en divisiones, épocas, temporadas. Y en esta ocasión no pude resistir tratar de hacer lo imposible: encerrar el tiempo en un espacio definido, el 15.

Hace 15 años empezó mi aventura como columnista de Prensa Libre. Ya tenía un par de años de escribir en otro medio, y en aquella ocasión José Eduardo Zarco, Chepe, que en ese momento era el director, me invitó a escribir en las páginas de opinión de este periódico, tan querido para mí. Quince años y casi mil columnas después, puedo decir que el tiempo no ha pasado en vano.

Desde que empecé mis Ideas, mucha agua ha pasado bajo el puente; han pasado cinco presidentes, multitud de funcionarios y diputados, muchísimos cambios en la legislación, para bien y para mal (aunque realmente la balanza se ha inclinado por mucho hacia el lado equivocado), supuestos amigos que al llegar a experimentar las mieles del poder se han convertido en enemigos y, como dicen los abogados, he podido ver y experimentar de cerca tanto las más sublimes como las más bajas pasiones de los seres humanos.

Esta labor tan gratificante me ha permitido también conocer a tantas personas, de tan variadas extracciones, que han enriquecido mi vida de muchas maneras. Ha sido también la constante a la par de todos los cambios que han ocurrido en mi vida laboral y “activista” durante ese tiempo, pasando por un noticiario de televisión por cable, la Cámara de la Libre Empresa y el Centro de Estudios Económico-Sociales (CEES), entre otros, cambios que finalmente me llevaron a dedicarme de tiempo completo a la empresarialidad y a la radio.

Las experiencias alrededor de mis Ideas han sido tantas y tan variadas que no cabrían en muchas columnas. Recuerdo, por ejemplo, los intentos infructuosos que hicimos con Fernando Morales De La Cruz para organizar un club de columnistas. Las muchas ocasiones en que funcionarios públicos se han molestado por mis comentarios y no han escatimado esfuerzos para hacérmelo saber y ver cómo trocean mi labor. La famosa amenaza de muerte de la URNG, en la que a varios periodistas nos “daban dos días para dejar el país o atenerse a las consecuencias” (todavía la tengo por ahí guardada), de la cual yo me enteré hasta dos meses después.

Si algo he llegado a entender en todos estos años de auscultar tan de cerca la flora y fauna política guatemalteca, es que el problema no son las personas. He visto llegar al ejercicio del poder a gente de casi todos los ámbitos de la sociedad guatemalteca, algunos a todas luces interesados única y exclusivamente en “pasar a mejor vida” con los fondos de los tributarios, pero también he conocido a algunos que sinceramente creen que van a “hacer la diferencia”. En casi todos los casos, a pesar de los matices, el resultado ha sido el mismo: ninguno. Y es que el problema no son las personas; es el sistema. La única solución es un cambio en el sistema, por eso yo apoyo ProReforma, y lo invito a que usted también lo haga: www.proreforma.org.gt.

Artículo publicado en Prensa Libre el 4 de Diciembre de 2,008.

jueves, 27 de noviembre de 2008

Cocidos estamos

El caldo ya se coció, y a pesar de todas las señas que se hicieron, el “honorable” Congrueso nuevamente aprobó un presupuesto deficitario, insano, y sin tomar en cuenta la situación que actualmente atraviesa, no solo Guatemala, sino el resto del mundo.

El presupuesto es deficitario porque nuevamente los gastos son superiores a lo que “calculan” los expertos que se va a recaudar. Se recurrirá al endeudamiento y a más impuestos para cubrir las aberraciones de siempre, que ahora este gobierno decidió llamar “justicia social” y “solidaridad”. Cubrir un presupuesto de ese tamaño implicará recurrir a un mayor endeudamiento, que no es más que futuros impuestos, lo que es doblemente empobrecedor, pues dispararán las tasas de interés, volviendo todavía más restrictivo el acceso al crédito. Ni habían terminado de aprobarlo y ya estaban pensando en incrementar los impuestos y sacarse de la manga algunos más para continuar esquilmando a quienes los pagamos para alimentar a la pobre criatura, que entre más grande más come.

El presupuesto también es insano, puesto que nuevamente los rubros a los que se les debería dar prioridad han quedado relegados muy por debajo de la “inversión social”. Las asignaciones a justicia y seguridad permiten nuevamente que los dueños de lo ajeno y aquellos delincuentes y secuestradores que nos tienen de rodillas continúen haciendo de las suyas, a sabiendas de que no se les atrapará porque las fuerzas de seguridad no cuentan con recursos, y que en el remoto caso de ser atrapados, la justicia no hará más que darles una pequeña palmadita en la espalda, pues ésta no cuenta con los recursos necesarios. En todo caso, ya tienen la excusa perfecta, porque el chantajista de Colom dijo que si no le aprobaban su presupuesto de Q53 mil millones, que nos olvidáramos de la seguridad.

Para su referencia, si tomamos el presupuesto en números redondos y lo comparamos con el número de personas que integra la Población Económicamente Activa (PEA, aproximadamente unos siete millones), tenemos que cada uno de nosotros aporta alrededor de Q7 mil anuales para los gastos del Gobierno. Y aunque nos quieran babosear con que solo los ricos pagan impuestos, resulta que todos pagamos. Todos pagamos nuestra parte de los impuestos en cada producto que compramos cada día, porque de allí, del precio de venta de los productos, salen todos los recursos para pagar todos los costos de las empresas, incluyendo, por supuesto, los impuestos.

Nuevamente el Gobierno aprobó un presupuesto fuera de toda lógica y contra todo sentido común. Y lamentablemente seremos nosotros quienes pagaremos el pato con los nuevos impuestos que, como el ISO, harán que las inversiones y los capitales que necesitamos para crear riqueza huyan despavoridos a otros países que sí han comprendido que un aumento de impuestos no es la mejor manera de salir de una crisis. Y como si fuera poco, los impuestos a la matriculación no harán más que elevar los precios de los vehículos, sean éstos nuevos o usados, golpeando nuevamente a aquellos que prefieren comprar un vehículo antes de sufrir la paranoia de subirse a un bus.

El vehículo está peor que chatarra y ya no camina más; no importa quién lo conduzca, hay que cambiarlo. La única solución es un cambio en el sistema, por eso yo apoyo ProReforma y lo invito a que usted también lo haga: www.proreforma.org.gt

Artículo publicado en Prensa Libre el 27 de noviembre de 2,008.

jueves, 20 de noviembre de 2008

Guerra de Impuestos

Primero fue el chantaje, ahora la guerra. Esa se está perfilando como la forma de gobernar de los Colom Torres. Una guerra en la que, para variar, nosotros ponemos las víctimas y ellos se quedan con los “beneficios”. No se le puede llamar de otra manera. Y eso es lamentable.

Las actitudes de Álvaro Colom y demás funcionarios nos dejan entrever a lo que están dispuestos a llegar con tal de lograr sus objetivos.

La fallida “manifestación” del martes, que nos ha de haber costado a los tributarios no menos de Q3 y medio millones, es apenas el inicio de algo que puede incluso llegar a los niveles de confrontación a los que se está llegando en Nicaragua o en Venezuela, donde ya Chávez amenazó que “defenderá” los resultados de las elecciones con tanques, el ejército y todo lo que tenga a la mano.

Es ese tipo de confrontación al que nos quieren llevar los actuales gobernantes en su empecinamiento por lograr la aprobación de nuevos impuestos y un altísimo presupuesto. Porque lo de el martes solo es una muestra de hasta qué punto de confrontación están dispuestos a llegar con tal de lograr sus objetivos.

Digo que fue fallida, ya que no lograron lo que querían que era que todos, pero especialmente los diputados, se asustaran y dijeran que sí a todas sus peticiones, especialmente a la absurda decisión de querer aprobar de “urgencia nacional” el presupuesto general de malgasto de los políticos.

Hasta el momento que escribí este artículo, todavía no habían logrado que se aprobara dicha moción, aunque seguían intentando.

Lo importante de todo esto es que los políticos deben entender que los ciudadanos no somos sus súbditos y que nos debemos plegar ante cualquier arbitrariedad que a ellos se les ocurra, que simplemente debemos agachar la cerviz y resignadamente obedecer sus órdenes. Nada qué ver. Ellos apenas son nuestros empleados y están para servirnos, no para servirse de nosotros, que es lo que usualmente acostumbran.

Siempre salen con el argumento de que nunca es buen momento para subir los impuestos, así que igual da que lo hagan ahora que estamos en crisis que en cualquier otra ocasión. Pero lo que no entienden es que si quieren incrementar la recaudación, aún en épocas de crisis, lo que deben hacer es reducir las tasas, lo que permitirá ampliar la cantidad de personas y empresas que pagan impuestos —recordemos que más del 80 por ciento está en la economía informal— y de esa manera no solo permitirán que las empresas se puedan ajustar a la época de crisis, sino que adicionalmente lograrán incrementar sus ingresos fiscales. ¿Tan difícil es entender esto?

Si siguen empecinados en incrementar las tasas de los impuestos, lo que lograrán es ahondar más la crisis. Si no me quieren creer a mí, que vean sus propios indicadores: el IMAE tiene ya bastantes meses de venir en caída libre. ¿No es eso su propio indicador de que la cosa no está bien? Pero si lo que quieren es guerra, lo más probable es que eso sea lo que consigan. Lástima…

Especial de impuestos: no se pierda el especial de los impuestos, el hoy y mañana, de 18.00 a 19.00, por la 100.9 FM y www.radiopolis.info.

Vdeluto.org: ahora, con más razón, haga escuchar su voz. Mañana viernes, vístase de negro, y si puede acompañarnos, estaremos a partir de las 18.00 horas, en El Obelisco, para manifestar nuestro descontento con la subida a los impuestos y la corrupción.

martes, 18 de noviembre de 2008

Campesinos acarreados al Obelisco por el gobierno



Estas fotos las tomé el martes 18 de noviembre a las 7:00 a.m. en el Obelisco. Son campesinos acarreados por el gobierno para "manifestar a favor del incremento a los impuestos". Los llevaron en varios microbuses. De una camioneta agrícola de reciente modelo bajaron la comida (hasta una estufa armaron).

viernes, 14 de noviembre de 2008

Las lágrimas más amargas

"The bitterest tears shed over graves are for words left unsaid and deeds left undone".

"Las lágrimas más amargas derramadas sobre las tumbas son por palabras que no se dijeron y acciones que no se realizaron"

Harriet Beecher Stowe

jueves, 13 de noviembre de 2008

No más presupuesto

El cocimiento del oneroso caldo, oficialmente conocido como presupuesto de Ingresos y Egresos de la Nación del 2009, aún no tiene la suficiente leña, ni siquiera para el “sancocho”.

Esta semana, el Ejecutivo y el Cacif continúan enfrascados en un tira y encoje del monto al que debería ascender el presupuesto, tomando en cuenta que estamos de nuevo en crisis y a las puertas de entrar en estado de coma, por la recesión que ya empieza a sentirse en EE. UU.

El presidente Colom, máximo representante de la “unidad” y del “diálogo” —del que tanto alardeó en sus mítines como candidato—, al primer “no” del Cacif, envió al ministro de Finanzas a “negociar” en el Congreso, lo que seguramente tratarán de aprobar, a pesar de las señales inequívocas que el sentido común, las estadísticas, los ejemplos alrededor del mundo y los ciudadanos comunes y corrientes les envían.

Que no es populismo, dice el presidente, sino inversión social, y tratan de disfrazar y maquillar con efectos especiales el paquetazo que, como casi todos los años, se incrementa e incrementa, sin que los ciudadanos que pagamos impuestos y mantenemos al Gobierno podamos esperar que la cosa mejora, sobre todo en seguridad y justicia.

Las explicaciones de que la gobernabilidad de país, que el gobierno debe enfrentar la crisis, de la protección a los sectores más vulnerables, de que hay que mantener el déficit en cierto porcentaje, de que todo el mundo lo hace, son puras falacias que escucho desde que tengo uso de memoria, de gobernantes que no hacen más que tratar de “redistribuir” la riqueza y equiparar a todos en una pobreza generalizada.

Los guatemaltecos siempre hemos vivido en crisis, en una crisis crónica que, ahora, se puede convertir en un verdadero coma económico, por los sucesos ya por todos conocidos. Más impuestos para “inversión social” no harán más que socavar nuestros ingresos reales, para continuar con el círculo vicioso de la pobreza, que sin inversión nos condena a no salir de la miseria en la que nos encontramos.

Pero parece que el discurso que les enseñó el viejo loro no hace reaccionar a los gobernantes ante las sanas medidas que otros países disponen. Bajar impuestos, sobre todo los directos que tanto ahuyentan la inversión productiva, la reducción del gasto público y del tamaño de los gobiernos. Si utilizamos la analogía del barranco y vemos que otros países toman el camino llano para no caer en el precipicio, ¿por qué seguimos empeñados en practicar tan peligroso deporte extremo?

La creatividad de los legisladores deslumbra, puesto que más vale comprar un carrito usado, porque no le cobran impuesto, y qué decir de la abominación idiomática de mezclar impuesto y solidaridad en un solo concepto.

Señores, la fórmula se ha repetido incesantemente, aunque aumenten el presupuesto, aunque suban impuestos, aunque digan que es para los desposeídos, en lugar de decir que van a regalar y despilfarrar el dinero, aunque repitan y repitan la fórmula, la situación no mejorará.

Ya llevamos 25 años de vida democrática repitiendo la misma fórmula, ¿no será que ya es necesario cambiar el sistema para salir adelante? Por eso, apoyamos el cambio del sistema por medio de ProReforma.

Especial de impuestos: No se pierda el especial de los impuestos, el lunes 17, de 6. 30 a 8 horas, y del 18 al 21, de 18 a 19 horas, por la 100.9 FM y www.radiopolis.info.

Artículo publicado en Prensa Libre el jueves 13 de Noviembre de 2,008.

viernes, 7 de noviembre de 2008

Nuevos Confidenciales

“Quien no sigue consejos no llega a viejo”, reza un refrán popular en alusión a aquellas sugerencias que pueden hacer nuestra vida un poco menos trabajosa. Pero dicho refrán no aplica para el Consejo de Cohesión Social, presidido por la no electa primera dama de la Nación, Sandra Torres de Colom.

Esta nueva institución parasitaria es una réplica aumentada, pero con un nombre más políticamente correcto, de los famosos “gastos confidenciales” que manejaban los presidentes en el pasado reciente.

La comparación de la razón de ser de ambos es sencilla: es casi imposible supervisar los gastos que se hacen de dichos recursos que salen del presupuesto de malgasto de los políticos y socavan los bienes que podrían utilizarse en dar seguridad y velar para que haya justicia.

Antaño, los políticos argumentaban que los confidenciales eran para aquellos gastos “emergentes” que no podían esperar a pasar por todo el proceso normal de compras. Algún presidente más cuerudo de lo normal llegó al extremo de decir que eran parte de su salario y que, por tanto, el quedárselos no era un robo ni corrupción.

Cuando en enero de este año fue “instalado” el famoso consejo, el presidente afirmó que su función principal sería fortalecer programas sociales de ministerios ya existentes. El caballito de batalla de “erradicar la pobreza y la extrema pobreza” salió a relucir para justificar su existencia y acallar la oposición al mismo.

Lo que si es cierto es que tendrá ingerencia directa sobre el gasto de casi Q2 mil millones anuales, además de la capacidad de aprovechar los “estados de calamidad” para gastar cualquier cantidad de recursos, saltándose la Ley de Compras y Contrataciones del Estado, uno de los pocos mecanismos que existen para restringir, aunque sea un poco, la creatividad de los corruptos.

Pero la cosa no termina allí. No solo hay duplicación de funciones entre el famoso Consejo y algunos ministerios, no hay transparencia alguna en la utilización de los fondos al grado que ni los mismos funcionarios que trabajan en él pueden explicar a cabalidad cuánto se ha gastado en qué, sino que, además, quien preside dicho Consejo ¡o sorpresa!, es nada más y nada menos que un personaje que no tiene cargo público. Sandra de Colom no es una funcionaria pública electa por sufragio universal, y el que sea esposa del presidente aparenta ser la única razón para que dirija dicha institución. Esto no sería problema si a ella se le nombrara como una funcionaria pública (así como se nombra a cualquier ministro) con todas las obligaciones y responsabilidades que tal cargo implica.

Pero como no tiene un verdadero cargo en la administración pública, la cosa está un poco peor que los gastos confidenciales, puesto que al no ser una funcionaria, a doña Sandra no se le puede hacer responsable ni pedir cuentas por los fondos desperdiciados en la inútil lucha contra la pobreza, que tratan de vender como la razón de ser del Consejo.

Ella argumenta que el problema no es que no se puedan fiscalizar los fondos, sino que los de la oposición no saben cómo hacerlo, pero aún, si ese fuera el caso y en algún remoto momento “aprendieran” cómo fiscalizarla correctamente, igual no la podrían responsabilizar de nada ya que, para efectos legales, ella no tiene ninguna culpa en el entuerto.

Así que si seguimos con este consejo, lo más seguro es que llegaremos a viejos, pero mucho más pobres y esquilmados de lo que ya estamos.

Artículo publicado en Prensa Libre el jueves 6 de Noviembre de 2,008.

jueves, 30 de octubre de 2008

Forcisolidaridad

El gobierno pretende establecer un nuevo tributo bajo la falacia de que debemos ser “solidarios” con los que menos tienen. Lo irónico del asunto es que el mismo nombre es una contradicción de términos: “impuesto de solidaridad” (ISO). Simplemente no se puede ser “solidario” a la fuerza.

La solidaridad implica acción voluntaria; los impuestos, por definición, en un sistema como el nuestro, donde a los ciudadanos no se nos permite tener voto al respecto, no son nada voluntarios, se “imponen” a la fuerza, de otra manera se les debería llamar, por ejemplo, “contribución solidaria”, y cada quien debería poder decidir si la da o no. Así que no se deje engañar, lo del nombre es una simple estrategia de mercadeo para que los ingenuos caigan en la trampa.

Los políticos siempre se agarran de la misma excusa para justificar su completa incompetencia: “Si no nos dan más recursos, no vamos a poder cumplir con todo lo que ofrecimos”. Ayer mismo se publicaron declaraciones del viceministro de Finanzas, diciendo que la falta de estos nuevos impuestos “afectaría programas de inversión y gasto social en infraestructura, salud y educación, con consecuencias en lo económico y lo social”.

La cruda realidad es que desde que yo tengo memoria —y casi podría garantizar que desde siempre—, los presupuestos generales de malgasto de los políticos se han incrementado anualmente y, sin embargo, los resultados que ofrecen nunca se materializan.

Lo único que se puede ver palpablemente es a muchos políticos que antes de llegar a tener acceso al erario no tenían petate en donde caer muertos y luego resulta que ya tienen resuelta su vida, la de sus hijos, nietos y quién sabe cuántas generaciones adicionales, con todo y mansiones, carros y seguridad.

Más importante, creo yo, es la inconveniencia de incrementar los impuestos en medio de una situación tan difícil como la actual. En este sentido, la lógica de los funcionarios públicos me deja completamente anonadado. Veamos la nota, también publicada ayer, sobre las declaraciones del ministro de Finanzas en un comunicado de prensa reciente: “El funcionario insistió en que la aprobación de las propuestas permitirá enfrentar el escollo económico mundial, sobre todo los impactos en el país”.

O sea que el ministro de Finanzas finalmente entendió que estamos en medio de una crisis mundial y que ésta podría tener consecuencias en nuestro país (antes desestimaba tal extremo), pero que igual hay que subir los impuestos. Antes decía que, como la crisis no nos iba a afectar, se podían subir los impuestos; ahora dice que, porque la crisis nos va a afectar, hay que subir los impuestos. ¿Quién lo entiende?

La clave para entenderlo es sencilla. Como al resto de los políticos, le vienen del norte los aprietos en los que meta a la economía, a las empresas, a los trabajadores del país, siempre y cuando ellos logren poner sus manos encima de los recursos de los tributarios. Al fin y al cabo, la estadía en el poder es tan corta, cuatro años se pasan volando, y ellos tienen que aprovecharlos para asegurar su sobrevivencia por las próximas generaciones. ¿Y los demás, los que pagan los impuestos, los que probablemente se queden sin trabajo porque la empresa no los podrá seguir contratando, los que tendrán que cerrar su negocio porque simplemente ya no podrán operar? Esos a ellos no les importan. Así son los políticos. ¿Y usted qué esperaba? ¿Realmente se creyó lo de la solidaridad?

viernes, 24 de octubre de 2008

De vuelta al trote

Quienes me conocieron de adolescente saben que mi pasión era correr. Entrenaba dos horas diarias bajo el sol de la tarde de Reu y, cuando no estaba corriendo, soñaba con correr. Recuerdo que, en la puerta de mi cuarto, tenía una gran toalla con la figura de las piernas de un corredor. A donde fuera que iba, trataba de correr un poco y, aunque mi verdadera pasión y en lo que era competitivo siempre fue la velocidad, le entraba también a correr distancias largas por hobby.

Las decisiones que uno toma en la vida siempre tienen consecuencias, y una de las que yo tomé, todavía en la adolescencia, truncó esos sueños de competencia. A los 14 años, creía que ya tenía bien planificada mi vida y sabía lo que quería lograr. Sin embargo, a la vuelta de la esquina todo cambió y, cuando finalmente me dí cuenta de lo que sucedía, ya esos sueños de juventud habían quedado atrás.

No me quejo. Al final, fui yo quien tomé las decisiones, acertadas o erradas, maduras o inmaduras, pero fui yo, no le puedo echar la culpa a nadie más. Por supuesto que la vida te va dando jugadas que no esperas y, como decía Randy Pausch, uno no escoge las cartas que te da la vida, pero sí lo que hace con esa mano. En retrospectiva, si no hubiera pasado por todo lo que pasé, muy probablemente, no hubiera llegado a ser el libertario radical que ahora soy, ni al periodismo —que no estaba entre mis planes de la adolescencia, debo reconocer—, ni haría lo que ahora hago que tanto me llena de satisfacción.

Pero todavía estaba el sueño frustrado del atletismo. Se compensó un poco cuando a mi hija le empezó a gustar, sin que yo se lo inculcara. Comenzó a competir por parte del colegio y, en poco tiempo, llegó a lograr mucho, al grado que hasta compitió en un Campeonato Centroamericano en El Salvador. Pero así como llegó se fue, y ahora tiene otros intereses.

Correr se fue quedando en el olvido, hasta que llegó a mi vida Heidy. Ella es una persona realmente extraordinaria a quien, ahora, tengo el honor y gran gusto de considerar una de mis mejores amigas. Una de sus tantas cualidades es que le gusta correr y participar en competencias. De tanto insistir, logró motivarme a meterme a una carrera, en la que participamos con mi hija y, aunque no la terminamos —era irracional pensar que la podía terminar considerando que tenía más de 20 años de no correr y no había entrenado nada—, el solo hecho de estar en la competencia y sentir de nuevo la adrenalina de ese gusto por correr, me dejó picado.

Sin embargo, necesité un empujón más para recomenzar. Este vino de otra amiga, Michelle, quien me retó a correr para reencontrarme con ese patojo disciplinado y competitivo que se quedó en Reu, cuando dejé de correr.

Pues bien, hace un par de meses empecé a correr nuevamente, y la experiencia ha sido increíble. Como era de esperarse, ya uno está bastante oxidado, por lo que tuve que pasar por el médico para revisarme una inflamación en una rodilla y, luego, un período de reacondicionamiento, pero sigo emocionado. Hacía mucho tiempo que no me sentía así. La semana pasada, junto con Heidy, corrí y terminé mi primera carrera de 10 kilómetros en muchísimos años, y la verdad es que disfruté sobremanera la experiencia. Ya nos preparamos para otras dos carreras, en noviembre.

Con base en mi experiencia, le digo que si por algún motivo la vida lo llevó lejos de sus sueños de juventud, nunca es tarde para reiniciar. ¡Anímese!

Artículo publicado en Prensa Libre el jueves 23 de Octubre de 2,008.

sábado, 18 de octubre de 2008

Our deepest Fear

“Our deepest fear is not that we are inadequate. Our deepest fear is that we are powerful beyond measure. It is our light, not our darkness that most frightens us. We ask ourselves, Who am I to be brilliant, gorgeous, talented, fabulous? Actually, who are you not to be?"
Marianne Williamson, en el libro "A return to love"

Me encontré esta cita de Marianne Williamson en una película ("Akeelah and the Bee") muy bonita sobre una niña que participa en un concurso de deletreo y me gustó mucho, así que la comparto con ustedes.

jueves, 16 de octubre de 2008

Rescates fallidos

Casi cada semana los gober- nantes de Estados Unidos y de la Reserva Federal salen con nuevos “planes de rescate” para, supuestamente, evitar que se llegue a una crisis similar a la de la Gran Depresión de los años 30. Lo triste del caso es que con cada nuevo plan, en vez de alejarse pareciera que se está acercando más la tan temida crisis.

El problema central aquí es que no han entendido o no quieren entender, o, peor aún, no les conviene entender, que la raíz de todo el problema fue precisamente la intervención estatal, tanto a través de regulaciones y de supuestos “incentivos a la propiedad”, así como por medio de la manipulación de la tasa de interés por parte de la Reserva Federal.

Si no se entiende el problema es muy difícil que se pueda llegar a una solución al mismo. En este caso, todo lo que se ha planteado con los famosos planes de rescate es más de lo mismo, con el agravante que se ha orientado a “rescatar”, con dinero de los contribuyentes, a quienes menos se lo merecen, debido a que fueron quienes más irresponsablemente actuaron ante las circunstancias que plantearon la Reserva Federal y el Gobierno de Estados Unidos.

Lo correcto y lo mejor en este caso era enfrentar el mal momento, y dejar que quebraran quienes tenían que quebrar. Las quiebras son precisamente el mecanismo de mercado que sirve para salir de las malas inversiones y de las empresas que no han servido adecuadamente al público. Pero, por el temor de que las quiebras se convirtieran en un efecto dominó, los políticos han hecho todo lo que se les ha ocurrido para evitarlas, sin importarles que con ello se pasen llevando, no solo una inmensa cantidad de recursos de los contribuyentes que no tendrían porqué estar corriendo con esos costos, sino, además, los mismos principios que dicen “defender” con los planes de rescate.

Y lo peor de todo es que difícilmente podrán evitar los problemas que quieren evitar. Lo único que lograrán, si es que lo logran, es aplazar el problema.

Y ahí es adonde llegamos al meollo del asunto, creo yo.

No sería de extrañar que todas las decisiones que los políticos están tomando actualmente tengan un solo propósito en mente: “aguantar la peña unas semanas hasta las elecciones; de ahí en adelante, que venga lo que haya de venir”. En este caso, los republicanos estarían tratando de perjudicar lo menos posible la campaña de McCain, y si en todo caso pues no gana, entonces que vea Obama cómo se las arregla con el tétrico panorama que le dejarán.

Quizá es una línea de pensamiento un cacho jalada, pero como hemos llegado a aprender en nuestras latitudes, con los políticos, “piensa mal y acertarás”. Lo triste del caso es que, como en casi todas las decisiones que toman los funcionarios públicos y los políticos, no son ellos quienes deberán pagar las consecuencias, sino los demás. En este caso, primero los contribuyentes gringos, pero atrasito de ellos vamos todos los demás, ya que al paso que va esta crisis, las dimensiones que puede tomar son muy grandes.

En resumen, de que no nos libramos de un mal rato, no nos libramos. Y lo mejor es al mal paso darle prisa, y enfrentarlo de una vez, y no esperar a que, con unas pocas aspirinas (y carísimas), se va a resolver el problema que necesita una cirugía mayor. Lo que le recomiendo es que se prepare, porque la cosa pinta para largo y pesado.

Artículo publicado en Prensa Libre el jueves 16 de octubre de 2,008.

jueves, 9 de octubre de 2008

El Chantajista

La solicitud de Álvaro Colom de incrementar el presupuesto para dar seguridad no es más que un vil chantaje. Estamos claros en que la criminalidad es la principal preocupación actual de todos los que vivimos en Guatemala, y que eso hace del brindar seguridad un ofrecimiento político atractivo. Sin embargo, el que se ponga como la zanahoria para engatusar a todos los… diputados, para que aprueben un considerable incremento en el presupuesto de malgasto del gobierno y el consiguiente incremento a los impuestos es un chantaje al mejor estilo de los mareros, secuestradores y demás criminales.

Respaldo lo dicho en las siguientes declaraciones de Colom:

“Esta es una decisión nacional: si quieren seguridad, hay que invertir en seguridad”.

“Lo hemos hablado con el ministro de Finanzas; esto es como poner un sobrepresupuesto en el presupuesto normal, no queremos afectar el normal, eso tiene que ser una decisión de las consultas que hagamos de cómo vamos a financiar como país y nación un tema que nos está afligiendo a todos”.

“Eso hay que verlo como cuando una persona toca un cable de alta tensión y es ingresada en un cuarto de cuidados intensivos: allí la familia del lesionado no ve el límite de ninguna naturaleza en gastos, y la seguridad de Guatemala está moribunda en un cuarto de cuidados intensivos”.

El punto crucial del chantaje es que la función principal de cualquier gobierno es brindar justicia y velar por la seguridad de los habitantes de su país; sin embargo, Colom la pone como la última prioridad.

¿Por qué lo digo? Porque, como dice el refrán, “ponga el dinero donde pone la boca”, y en este caso, Colom dice que la seguridad esta “moribunda”, pero no está dispuesto a asignarle el presupuesto requerido por él mismo para “empezar” a curarla. Lo dice muy claramente: el presupuesto “normal” es para las cosas “normales” que hace el Gobierno. Si quieren seguridad, caigan muertos con más dinero, porque lo demás, de lo que vivimos los burócratas y hacemos fortuna los políticos, eso sí no se toca. Siguiendo su mismo ejemplo, sería como que la familia que tiene al electrocutado en el hospital asigne todo su dinero como siempre lo ha utilizado, como si nada estuviera pasando, y para pagar los cuidados de su enfermo salga a la calle a robarle su dinero al primer despistado que pase.

Si realmente le preocupara la inseguridad que vivimos todos los demás, el primer monto asignado en el presupuesto sería el de seguridad, y luego a ver para qué alcanza lo demás. ¿Por qué, por ejemplo, no dejó en esa ampliación de los Q3 mil millones el presupuesto de la Cohesión Social?

Espero que los diputados no se dejen chantajear. A Colom no le interesa la seguridad, le interesa obtener más ingresos; la seguridad es solo el dulcito con el cual pretende que el Congreso apruebe más impuestos y más gastos. Lo más digno que podrían hacer, si es que todavía les queda algo de esa escurridiza cualidad entre los políticos, es no aprobar el presupuesto y que siga vigente el de este año.

Caso Pollo Ronco: no es más que un teatro del absurdo, arreglado con anticipación. La teoría que más me convence es que lo mandaron a traer al mejor estilo de Juan el Bautista: para que prepare el camino de la señora. El que lee, entienda.

Vdeluto.org: Ahora más que nunca, vístase de negro los viernes y demuestre su repulsa por el sistema actual. Pase por El Obelisco mañana, después de las 18 horas, “V” estará allí de nuevo.

Artículo publicado en Prensa Libre el jueves 9 de octubre de 2,008.

jueves, 2 de octubre de 2008

Neoliberalismo muerto

La crisis en el sistema financiero mundial ha significado para muchos “el fin del neoliberalismo”. Lamentablemente, con lo mucho que yo mismo estaría feliz de que fuera el fin del neoliberalismo, la triste realidad es que lo más probable es que el “neoliberalismo” al que ellos se refieren seguirá campante y boyante en medio de la probable recesión que él mismo ocasionó.

¿Por qué digo esto? ¿Por qué quisiera que fuera el fin del “neoliberalismo”? Para entenderlo hay que comprender bien a qué se refiere la terminología que muchos usan. El término “neoliberal” fue acuñado por algunos enemigos del liberalismo, pero no se lo aplicaron a lo que dice el liberalismo, sino a lo que ellos creían que quería decir el liberalismo, sin percatarse (o, si les vamos a dar el beneficio de la duda maquiavélica, con todo el conocimiento de causa) de que a lo que ellos realmente se referían con el término es a lo que se conoce como “mercantilismo”. En lógica, esto se denomina la falacia del espantapájaros, que ya expliqué hace algún tiempo en otro artículo (lo puede ver en mi blog: jorgejacobs.com).

Y ¿qué es el mercantilismo? En pocas palabras, el aprovechamiento del poder discrecional que tienen los funcionarios públicos en beneficio de ellos mismos, sus amigos, sus financistas, los “contratistas del Estado”, los grupos de presión y, en general, de todos aquellos que se puedan beneficiar, ya sea de fondos públicos o de la protección y privilegios que le pueden dar los funcionarios a través de legislación, permisos, aranceles y toda una serie de instrumentos que se han ideado para sacarle raja al ejercicio del poder.

Un prerrequisito para la existencia del “mercantilismo” es que el Gobierno tenga el poder de intervenir en la economía, en las transacciones que realizan las personas. Y es allí donde podemos encontrar las raíces de la actual crisis financiera: en la intervención de los funcionarios públicos en la economía, tanto a través de regulaciones y de obligaciones impuestas, como a través de la manipulación de la masa monetaria, a través de las decisiones del banco central (en el caso de Estados Unidos, la Reserva Federal, la FED). La crisis no se debe al “libre mercado”, como algunos quieren inferir; se debe a la intervención de los gobernantes. Es un claro ejemplo de mercantilismo aplicado.

Así que, en efecto, la crisis es culpa del “neoliberalismo”, porque a lo que ellos llaman así es al “mercantilismo”, que es realmente el culpable.

Lamentablemente todas las soluciones que están proponiendo, y las que más probablemente ejecutarán, son más de lo mismo: más mercantilismo. Tal es el grado de despiste, que la mayor parte de personas ve en la FED al salvador que nos va a rescatar de la gran crisis mundial, sin siquiera percatarse de que la FED es uno de los principales responsables de que la crisis llegara a donde llegó. Con excepción de los verdaderos liberales, casi nadie cuestiona la responsabilidad de los funcionarios públicos en esta debacle, ni mucho menos la necesidad de cambiar de sistema y dejar el de banca central con reservas fraccionarias en la historia.

Así que, no se alegre. El neoliberalismo no ha muerto y no morirá en el futuro cercano. Seguirá vivito y coleando, para que los enemigos del liberalismo puedan mantener su espantapájaros en el cual descargar sus frustraciones.

Artículo publicado en Prensa Libre el jueves 2 de octubre de 2,008.

sábado, 27 de septiembre de 2008

V en el Obelisco, 26/09/08


El viernes 26 de septiembre un grupo de ciudadanos nos reunimos en la plaza de El Obelisco para realizar una protesta pacífica, en contra de la corrupción y el incremento a los impuestos, de manera inusual. Hicimos un "performance" en el que nos vestimos igual al caracter "V" de la película "V for Vendetta" que simboliza a los ciudadanos que se niegan a convertirse en súbditos del sistema y que hacen valer sus derechos, aún en contra de todos los designiso y rabietas de los funcionarios públicos.

En esta ocasión, por ser parte del performance, no pude tomar muchas fotos, pero sí algunas, que comparto con ustedes.

jueves, 25 de septiembre de 2008

Meltdown


Esta crisis no es más que un nuevo fracaso del intervencionismo.

En los últimos días hemos sido testigos de uno de los acontecimientos más importantes del inicio del siglo XXI, casi a la par del atentado a las torres gemelas: el “derretimiento” del sistema financiero internacional. Muchos quieren endilgarle este problema al “libre mercado”, cuando no es más que un nuevo fracaso de la intervención gubernamental en la economía.

La crisis, para los no informados, inició el año pasado con lo que se ha denominado la “crisis sub-prime”, hipotecas de alto riesgo que cayeron en insolvencia y que dispararon una caída de naipes en buena parte del sistema financiero, especialmente en Estados Unidos, pero también fuera, que había respaldado tales transacciones.

Pero esta realmente solo era un efecto, no una causa. Era el resultado lógico de un nuevo ciclo económico generado por las manipulaciones del sistema monetario estadounidense durante lo que va del siglo XXI. La política de expansión monetaria que promocionó la Reserva Federal de los Estados Unidos es la causa principal de la actual crisis.

Algunos argumentan que es la crisis del “neoliberalismo”, y debo darles la razón, ya que cuando ellos se refieren al “neoliberalismo”, de lo que realmente están hablando es del mercantilismo. Y en efecto, tanto la manipulación de la emisión monetaria como las regulaciones en los mercados financieros, como el fomento gubernamental de hipotecas de alto riesgo, como las operaciones de “salvataje” de empresas privadas, así como el uso de los recursos de los tributarios para evitar que las empresas privadas sufran pérdidas y quiebren, son acciones típicas de un sistema mercantilista y no de uno de libre mercado.

Argumentan que el Gobierno de Estados Unidos “privatizó las ganancias y socializó las pérdidas”, y tienen toda la razón, porque eso es lo que ese gobierno está haciendo ahorita. Y eso es una medida mercantilista, no de libre mercado.

Lamentablemente, los expertos en desinformación y que quieren llevar agua a su molino ideológico ahora argumentan que la crisis actual se debe a “los excesos del capitalismo”, y que la solución es más intervención gubernamental y más regulaciones, cuando eso fue precisamente lo que los llevó a la crisis actual.

De hecho, la quiebra de todas estas empresas era el mecanismo de mercado para empezar a componer el embrollo al que la intervención gubernamental había llevado la situación, pero, una vez más, decidieron intervenir para tratar de “componer” los problemas que ellos mismos habían creado y no dejaron que quienes corrieron altos riesgos pagaran las consecuencias. Ahora van a ser los tributarios gringos quienes cargarán con muchas de esas consecuencias.

Pero que no nos vengan ahora con el cuento de que fue el mercado el que falló. No fue el mercado el culpable. La culpa es de la intervención gubernamental en la economía. Y sí, se da hasta en Estados Unidos.

¿Qué va a pasar ahora? Es difícil saber ya que es muy difícil prever las acciones de los políticos, especialmente si se toma en cuenta que los actuales gobernantes están tomando decisiones con la mirada puesta en las elecciones de noviembre e intentarán a toda costa, no importando el costo que tenga para quien lo termine pagando, que la crisis no siga creciendo. Qué pase después de noviembre no parece importarles. Así que no le echen la culpa al mercado.

Vdeluto.org: Pase por el Obelisco mañana, después de las 6.30 p.m. y se encontrará una sorpresa…

Artículo publicado en Prensa Libre el jueves 25 de septiembre de 2,008.

viernes, 19 de septiembre de 2008

Anuncio de la Gesta

La responsabilidad que todos tenemos...

Everyone carries a part of society on his shoulders; no one is relieved of his share of responsibility by others. And no one can find a safe way out for himself if society is sweeping towards destruction. Therefore, everyone, in his own interests, must thrust himself vigorously into the intellectual battle. None can stand aside with unconcern; the interests of everyone hang on the result. Whether he chooses or not, every man is drawn into the great historical struggle, the decisive battle into which our epoch has plunged us.


— Ludwig Von Mises, Socialism [1951]

Teléfonos a la fuerza

En plena crisis financiera y tratando de encontrar el mejor camino para salir de la misma, me sorprende ver en algunos medios “serios” de comunicación y en alguna medida en correos electrónicos masivos la idea de que el uso de celulares del que hacemos gran parte los guatemaltecos hacen que el “capital” y las “ganancias” sean trasladadas a las grandes trasnacionales de telefonía.

Si no mal recuerdo, antes de 1996, año en que entró en vigor la Ley de Telecomunicaciones y se privatizó Guatel, comunicarse entre nosotros mismos era una tarea titánica. La inoperancia e incapacidad de la empresa estatal para proveer de ese servicio a la población hizo que las líneas telefónicas se convirtieran en un bien de uso suntuario —de lujo, para mayores señas—. Se debía esperar una eternidad para la instalación, si se recurría a un procedimiento normal, y si era de mucha urgencia, una que otra mordida por aquí y por allá garantizaban una línea telefónica, sin que esto significara un servicio regular, pues de hecho no funcionaba siempre.

Hoy, gracias a la competencia que existe entre esas trasnacionales, pocas personas en Guatemala no disfrutan de la comodidad de comunicarse. Y en esto de comunicarse entra en juego tanto los negocios como la vida privada de las personas, quienes no fueron obligadas a comprar ni los aparatos ni los servicios, mucho menos escoger una de las varias compañías que prestan el servicio. Es simplemente el mercado el que hace que el capital fluya hacia aquellas actividades que son productivas.

Si alguien quiere arriesgarse a quedarse incomunicado en medio de una crisis en una carretera a media noche, o perder su dinero por una información que podría conocer con una llamada de celular, es problema de cada quien, pero me parece retrógrado que aún hoy algunas personas piensen que los guatemaltecos estamos siendo esquilmados por las trasnacionales con los servicios de telefonía móvil. ¿Cuándo, con los niveles de mercantilismo e intervencionismo que tenemos en el país, alguien podría decidir invertir millones de dólares para echar a andar una empresa de telecomunicaciones celulares? Ha quedado demostrado, y algunos ejemplos aún persisten, de que la oferta de servicios por parte de cualquier Estado resulta cara y onerosa, no solo en el desperdicio de recursos a costa de todos, sino en la inoperancia e incompetencia de los mismos.

Si usted quiere tragarse ese cuento del abuso de las compañías trasnacionales, también debería dejar de comprar televisores, radios, automóviles, no ver el cable, e incluso quedarse desnudo, no sea que la compra de jeans y ropa casual se lleve el “capital” guatemalteco para engordar a las empresas extranjeras.

Alguna personas, lamentablemente, piensan que la pobreza y el aislamiento son signos de resistencia, patriotismo y dignidad, pero ya llegó el momento de que aceptemos, con evidencias claras y concretas, que es el libre mercado el que al final puede sacarnos de la podredumbre en la que nos encontramos. Y aunque nos veamos entre crisis financieras y falsos discursos en defensa de nuestro “capital”, recordemos que nuestra mejor opción es el libre mercado.

Por último, lo invito a que este viernes 19 se vista nuevamente de luto para protestar contra más impuestos, y el sábado 20, a que nos acompañe en El Obelisco, a las 9.30 de la mañana.

Artículo publicado en Prensa Libre el jueves19 de Septiembre de 2,008.

viernes, 12 de septiembre de 2008

V de Luto (2)

No se puede llegar a rico, gastando lo que gastan los ricos...

Aunque el tema de moda es el espionaje, al respecto solo diré que, aparte de la obvia lucha de poderes en los lugares altos, no debemos dejar que este asunto se vuelva una pantalla de humo, muy conveniente para que los gobernantes metan bajo la alfombra la innumerable cantidad de escándalos de corrupción de los que todos los días continuamos enterándonos, y que, “armados de indignación” nos desvíen la mirada de todo lo que está pasando en el país.

Le puedo garantizar que si el presidente estaba realmente preocupado el día de los espías, como en verdad parecía estarlo durante la conferencia de prensa, no sería porque los espías de algún país enemigo se hayan enterado de los secretos planes de invasión guatemaltecos, sino porque, de tener acceso a lo allí espiado, quién sabe de qué otro montón de escándalos nos podríamos enterar.

Lo que me regresa al tema de la gesta cívica que efectuamos hace dos semanas, en El Obelisco, en contra de la corrupción y del incremento de los impuestos. En mi artículo de la semana pasada argumenté que muchos tienen una visión romántica del Gobierno, por un lado, calificando de corruptos y malos a los políticos, mientras que, por el otro, al Gobierno le dan poderes y virtudes casi divinas, sin percatarse de que son la misma cosa: son los políticos quienes gobiernan.

Siguiendo con esa romántica visión, algunas personas argumentan que en los países más desarrollados es donde se pagan más impuestos, y por lo tanto, lo que hay que hacer para desarrollarse es pagar más impuestos. Por supuesto, quienes así afirman manifiestan su desconocimiento del largo plazo (de la historia, pues), ya que si no todos, al menos la mayoría de los países que ahora son “desarrollados”, no empezaron así.

Cuando estaban en “vías de desarrollo”, es decir, cuando eran pobres, no tenían la famosa carga fiscal de la que creyeron que se podían dar el lujo cuando llegaron a ricos (aunque ya la mayoría se está arrepintiendo y dando marcha atrás, al percatarse de que ni de ricos se pueden dar ese lujo). Cuando todos esos países eran pobres y estaban en el proceso de capitalización, su carga fiscal era incluso más baja que la nuestra actual. De hecho, fue esa una de las principales razones que les permitieron capitalizarse (volverse ricos, volverse “desarrollados”).

Después, y solo después, cuando ya eran “ricos”, se pudieron dar el lujo de intentar implementar un sistema “benefactor”. Pero a nosotros nos quieren vender el cuento, a todas luces absurdo, de que para ser ricos hay que gastar como ricos, sin pasar por el proceso de capitalización. ¿Por qué será que algo que es tan obvio, si lo vemos a nivel de individuos, se vuelve incomprensible para muchos cuando lo transpolan a “la sociedad”? Cómo se ve que no entienden para nada cómo funciona el proceso de creación de riqueza. No nos debe extrañar que lo único que se les ocurra es repartir la poca que ya hay, sin entender que eso conduce a más pobreza. Lo que necesitamos ahorita que somos pobres es que nos quiten los tropiezos y que nos quiten las cargas, no que nos añadan más bajo la excusa de que así lo hacen los ricos.

Así que, como no queremos + corrupción ni + impuestos, seguiremos con nuestra gesta cívica. La puede seguir en línea en www.vdeluto.org. Y como no nos damos por vencidos, nos volveremos a vestir de luto todos los viernes, y nos reuniremos nuevamente en El Obelisco, el sábado 20 de septiembre, de 9.30 horas en adelante. ¡Lo esperamos!

Artículo publicado en Prensa Libre el jueves 11 de septiembre de 2,008.

sábado, 6 de septiembre de 2008

Atlas Libertas



El año pasado se celebraron los 50 años de la publicación de la novela "La Rebelión de Atlas" (Atlas Shrugged, en inglés) escrita por Ayn Rand. Para conmemorar ese aniversario, en la Universidad Francisco Marroquín decidieron elaborar una estatua representativa. La elaboración de la misma le fue encomendada al arquitecto y escultor, Walter Peter Brenner. Walter elaboró varios bocetos de entre los cuales se escogió el diseño que finalmente se realizaría. Según la descripción al pie de la estatua, la misma representa una "figura humana de espalda, en altorrelieve, de la cadera hasta la cabeza, cargando el Universo. El Universo está representado por un conjunto de semicícrulos (abstrayendo planetas y engranajes). La escultura es de lámina de latón repujado y soldado, con un acabado final de pátinas (químicos al calor) de color cian, semejando el óxido de cobre". La escultura tiene un tamaño de 4.5 metros de alto por 4.5 metros de ancho y una profundidad aproximada de 40 centímetros.

Yo debo confesar que me impresionó mucho el Atlas Libertas desde que tuve la oportunidad de ver las fotos durante el proceso de elaboración. Ya estando acabada e instalada, aproveché para tomarle algunas fotos que comparto aquí con ustedes, así como algunas que tomé durante las dos conferencias que se impartieron en la UFM para inaugurarla. Si usted vive en Guatemala y tiene la oportunidad, le invito a que vaya a conocerla. Todavía mejor aún es que le dedique un tiempo a leer "La rebelión de Atlas", novela que considero de lectura indispensable para todos aquellos que están en el proceso de aclararse las ideas. Más que nada, lo invito a que sea una de esas personas que toma su destino en sus manos.

De heroes y mariposas


El miércoles Marta Yolanda y yo tuvimos el honor de ser invitados a la casa, estudio, taller, escuela de artes y mariposario del arquitecto y escultor, Walter Peter y su familia. Walter es el autor de la escultura Atlas Libertas que adorna el edificio de la escuela de negocios de la UFM.
From Atlas Libertas
Fue una experiencia muy agradable, Walter y su esposa María Fernanda forman una pareja fenomenal y sus tres hijos no se quedan para nada atrás, a su corta edad ya son empresarios, propietarios de un mariposario y un vivero, que ya les empezó a dar ganancias. Los niños tienen una crianza de mariposas monarcas. El sueño de Walter es construir una escultura de 75 metros de alto que represente al héroe que se construye a sí mismo. La verdad es un gusto encontrar uno en su camino a personas tan especiales, que han internalizado tan bien que somos nosotros mismos quienes contruímos nuestro futuro con base en las decisiones y acciones que tomamos todos los días. Al final nos regalaron a cada uno un capullo de mariposa monarca; la de Marta Yolanda ya nació, la mía, si todo sale bien nacerá la semana entrante.

jueves, 4 de septiembre de 2008

V de Luto

El sábado 30 de agosto celebramos una exitosa gesta cívica en El Obelisco, en la que un millar de ciudadanos manifestamos libremente nuestro descontento por la corrupción y por el intento de los políticos de aumentar más los impuestos. Contrario a lo que algunos creen, llegamos personas de muy diversos ámbitos sociales y económicos. Eso sí, todas cansadas de que los políticos nos quieran dar atole con el dedo.

Fue increíble ver personas de todas las edades —había desde niños pequeños hasta señores de avanzada edad— unidas en una manifestación ejemplar, sin obstruir el derecho a la libre locomoción de nadie, sin pintarrajear monumentos públicos ni propiedad privada, y lo suficientemente responsables y ordenadas como para que, concluida la actividad, quitáramos todo lo que se puso para “enlutar” la plaza. Una manifestación muy distinta a las acostumbradas aquí y en muchas partes; sin bochinches, sin pintas, sin enfrentamientos, sin obstrucciones, sin golpeados; tal vez por eso —o será por compromisos y temores políticos— algunos medios no le quisieron dar cobertura a la actividad.

Felicito a todos los que llegaron el sábado a manifestar su descontento con el status quo, al grito de “No + corrupción, no + impuestos”, porque decidieron hacerlo voluntaria y pacíficamente, sin esperar “huesos” a cambio, y de hecho, muchos poniendo de su propio bolsillo para colaborar con la organización de la actividad. Llegaron con la principal intención de hacerles saber a los políticos el grado de descontento al que nos están llevando con la forma tan irresponsable de derrochar el dinero de los tributarios.

Algunas personas argumentan que no hay que mezclar la corrupción con los impuestos, que son dos cosas distintas. Pero yo afirmo categóricamente que ambos están íntimamente unidos. ¿De dónde sacan el dinero para la corrupción los políticos, si no de los impuestos que pagan los tributarios?

Quienes tratan de hacer esa separación lo hacen bajo la misma falacia en que cae mucha gente, al separar mentalmente a los políticos del Gobierno: cuando se refieren a los políticos no tardan en menospreciarlos por corruptos, por infames, por abusivos, por ladrones, por aprovechados y por toda una larga serie de epítetos, pero al siguiente segundo se refieren al Gobierno, y entonces lo describen casi como un ser angelical, bonachón, todopoderoso, bondadoso, solidario, entregado en cuerpo y alma a la labor de erradicar el mal y la pobreza sobre la faz del país. Nunca caen en la cuenta de que en ambas ocasiones se están refiriendo a lo mismo: el Gobierno son los políticos. Esa visión romántica del Gobierno y, por consiguiente, de los impuestos es falsa. No se engañen, los políticos son quienes gobiernan, y los impuestos son los que van a parar a las manos de los corruptos.

Siguiendo con esa romántica visión, algunos otros argumentan que es en los países más desarrollados donde se pagan más impuestos, y, por lo tanto, lo que hay que hacer para desarrollarse es pagar más. Esta también es una visión errada de la realidad, pero como ya se me acabó el espacio, la comentaré la semana entrante.

Quienes no tuvieron oportunidad de ir, pueden ver fotos y comentarios de lo que sucedió en www.vdeluto.org. Y como apenas empezamos, nos volveremos a vestir de luto todos los viernes, y nos reuniremos nuevamente en El Obelisco el sábado 20 de septiembre, de 9.30 en adelante. ¡Lo esperamos!

jueves, 28 de agosto de 2008

No + Corrupción

Mañana muchos guatemaltecos nos vestiremos de luto, en señal de repudio por la pretensión de los gobernantes de incrementar los impuestos para recaudar más dinero en medio de una generalizada corrupción que cada día se hace más evidente.

No hace falta más que abrir cualquier periódico, de cualquier día, para encontrar, por lo menos, uno, si es que no varios, reportajes sobre algún nuevo caso de corrupción descubierta. Y de esto no se han salvado ni siquiera los "organismos internacionales" que el malinchismo de algunos ilusos les hacía creer que en ellos no habría corrupción, quizá bajo la absurda idea de que ésta solo es una "enfermedad local".

Porque el problema no son solo las personas que llegan con el principal, si no es que único, interés de meter su mano peluda en el barril sin fondo de los dineros públicos, sino especialmente, el sistema de arcas abiertas que les permite hacerlo tan fácilmente y con tanta desfachatez e impunidad.

Una famosa ex diputada confesó en una ocasión que más del 30 por ciento del presupuesto se perdía en corrupción. Hace apenas un par de días, una diputada actual dijo más o menos lo mismo en un programa televisivo, al defender la importancia de que se apruebe la "Ley de libre acceso a la información" como una herramienta para reducir la corrupción.

Yo estoy convencido de que lo que ahora vemos reflejado todos los días en los medios no es nuevo, ni que los actuales funcionarios sean mucho más corruptos que los anteriores, sino que ahora se hace más evidente, porque hay más periodistas dedicados a la investigación que han ido descubriendo lo que considero es apenas la punta del iceberg. Lo que implica que conforme más se vaya conociendo y se tengan las herramientas para conocer mejor la información gubernamental, más evidencia tendremos de lo que siempre hemos sabido: que la función principal del Gobierno de Guatemala es ser una fuente de enriquecimiento ilícito para muchísimas personas.

Por eso no nos debe extrañar que todos los gobiernos que hemos tenido desde el famoso "retorno a la democracia" han salido siempre con el cuento de que necesitan más recursos para poder "erradicar la pobreza en Guatemala". Y todos han aumentado los impuestos y recaudado más, pero la situación de los pobres sigue igual o peor. ¿Será porque la forma de sacarlos de la pobreza es creando riqueza y no aumentando los impuestos?

Lo peor de todo es que son tan descarados los políticos que alegan que quienes utilizamos el argumento de la corrupción es porque somos insensibles y no queremos ser "solidarios" con los más pobres y prometen que ellos sí serán "honestos" en el manejo de los fondos públicos. Pero lo único que se materializa son los nuevos impuestos, porque la honestidad y transparencia a duras penas llegan a mostrarse en los rótulos de entrada de algún absurdo viceministerio.

Y si usted también ya está harto de que los políticos le quieran ver la cara de tonto, lo invito a que mañana se vista de negro, como muestra de su rechazo a las pretensiones de los políticos. Y que el sábado, también de negro, vaya a El Obelisco, a las 9.30 horas, a ratificar que ya no está dispuesto a quedarse callado y dejar que sigan haciendo lo que se les da la gana con el país. (Si usted no vive en la capital, de todos modos vístase de negro, y si lo puede hacer, organice reuniones en su localidad).

lunes, 25 de agosto de 2008

Apatía

The greatest danger to our future is apathy.

El mayor peligro para nuestro futuro es la apatía.

-- Jane Goodall

Decisiones

To gain that which is worth having, it may be necessary to lose everything else.

Para ganar aquello que vale la pena tener, puede ser necesario perder todo lo demás.

-- Burnadette Devlin, The Price of My Soul, 1969

La política: ¿el arte de lo posible?

Politics is not the art of the possible. It consists in choosing between the disastrous and the unpalatable.

La política no es el arte de lo posible. Consiste en decidir entre lo desastroso y lo desagradable.

-- John Kenneth Galbraith

viernes, 22 de agosto de 2008

No + Impuestos

Representantes del ejecutivo presentaron ya la primera parte de la reforma fiscal que quieren hacer este año, a pesar de que tanto se les ha argumentado contra la conveniencia de intentar incrementar las cargas de los tributarios en una etapa económica tan difícil. Su avidez por poner las manos en más abundantes recursos parece cegarlos, y no se percatan de lo grave que es la situación y de las honduras a que se están metiendo, porque la gente está desesperada.

La situación económica es bastante difícil, algunas empresas han cerrado, otras muchas han tenido que hacer grandes recortes de presupuesto para mantenerse a flote, en algunos casos, teniendo que recortar personal, lo que ha incrementado el ya de por sí alto desempleo.

Por si no fuera suficientemente difícil la situación, principalmente por el entorno internacional, tenemos también absurdas decisiones locales, como la de subir las tasas de interés a sabiendas de que uno de los resultados sería "detener la actividad económica", en efecto, frenando de tajo mucha de la economía, especialmente en la construcción, pero no solo limitada a ese segmento, sino a muchos otros que dependen del crédito para su actividad empresarial.

Y si a eso le añadimos que, gracias a la excelente actividad investigativa de reporteros en varios medios de comunicación, cada vez se van descubriendo nuevos y más abundantes casos de corrupción que demuestran a claras luces lo que siempre se ha sospechado: el Gobierno, en general, es un foco de corrupción increíble, y buena parte del presupuesto de "gastos" va a parar a las cuentas de funcionarios corruptos y empresaurios corruptores. Porque no hay día en que en alguno de los medios de comunicación no se mencione algún nuevo escándalo de robo o "desaparición" de unos cuantos millones por aquí, unos cientos de miles por allá. Y eso es solo de lo poco que nos llegamos a enterar, gracias a la labor de esos valientes periodistas, pero le puedo garantizar que lo que han ido encontrando en algunos lugares es generalizado a todo nivel de la administración pública. ¿Quiere decir eso que todos los que trabajan en el Gobierno son corruptos? No, siempre existen las excepciones, pero no nos debemos engañar ni creer esos cuentos de hadas de que "la preocupación principal del Gobierno son los pobres". No, la mayor preocupación de la mayoría de personas que llegan al Gobierno (y de muchos "contratistas del Gobierno") es acabar con su propia pobreza, logrando meter su mano peluda en ese aparentemente infinito (para ellos) chorro de dinero del "presupuesto de la Nación".

Y como somos muchos los que ya nos cansamos de que nos quieran ver la cara de tontos con la misma historia de siempre: "el Gobierno no puede sacar al país de la pobreza, porque le faltan fondos", y no estamos dispuestos a que nos sigan exprimiendo mientras ellos se llenan los bolsillos con el dinero que nos quitan, esta vez haremos algo.

Y si usted también se cuenta entre los que ya están hartos de tanta desfachatez, lo invito a que este viernes 29 de agosto se vista de luto, se vista de negro, como señal de que no está de acuerdo con los deseos de los políticos de apropiarse de + dinero para + corrupción. Y el sábado 30, también de negro, preséntese en El Obelisco, a las 9.30 de la mañana, a ratificar que ya no está dispuesto a quedarse callado y a dejar que sigan haciendo lo que se les da la gana con el país.

Artículo publicado en Prensa Libre el jueves 21 de agosto de 2,008

La diferencia

"What distinguishes the majority of men from the few is their ability to act according to their beliefs. "

"Lo que diferencia a la mayoría de las personas de los pocos es su habilidad para actuar de acuerdo a sus creencias".
Henry Miller

martes, 19 de agosto de 2008

Mirador!!!

Mañana miércoles 20 haremos con Marta Yolanda una transmisión histórica desde la selva en el sitio arqueológico de El Mirador. El programa será de 12 a 14 horas de Guatemala. Esperamos llegar desde temprano para hacer las pruebas de transmisión y luego Richard Hansen nos quiere enseñar algunos nuevos hallazgos en el sitio. Hay mucha expectativa por esta transmisión ya que es primera vez que se intenta hacer algo así y mucha de la gente que apoya el proyecto en varios países estará atenta a nuestra transmisión via Internet (www.radiopolis.info). Ha sido nuestro sueño desde el año pasado, pero diversas limitaciones, tanto tecnológicas, como logísticas y hasta climáticas no nos permitieron hacerlo el año pasado. Esta vez todo apunta a que será posible hacerlo. Ya tenemos todo el equipo listo y empacado, y según acabo de ver en el sitio del NHC no hay tormentas cercanas que amenacen nuestra aventura. Salimos temprano en avión a Flores y luego en helicóptero al sitio. Si todo sale bien, en la noche estamos de regreso en la ciudad. No se pierda esta entrevista que haremos con la persona más apasionada por El Mirador (le ha dedicado 30 años de su vida), el arqueólogo Richard Hansen.

domingo, 17 de agosto de 2008

Lo importante es la pasión...

"Nobody cares if you can't dance well. Just get up and dance.
Great dancers are not great because of their technique, they
are great because of their passion."
Martha Graham, coreographer.

sábado, 16 de agosto de 2008

7 días

Hoy cumplí una semana de empezar a correr nuevamente. Llevo 7 días corriendo, ya que el jueves no lo pude hacer por una tarea urgente que tenía que presentar. La experiencia ha sido muy buena. Cada día me siento con más ánimo. No he aumentado la carga, no lo quiero hacer antes de estar completamente aclimatado. Lo que si me preocupa un poco es la rodilla izquierda. Hoy me estuvo doliendo tanto desde que empecé a correr que por un momento pensé en desistir, sin embargo seguí y después se me quitó el dolor. Lo más recomendable, creo, es revisármela. Como me dijo una amiga, ya no tengo 14 años... Trataré de hacerlo la semana entrante, aunque voy a tener una semana de locos entre la transmisión desde El Mirador el miércoles y la piñata de Zapeta el sábado... Seguimos en contacto...

jueves, 14 de agosto de 2008

Del pasado al futuro

El año pasado tuve la oportunidad de conocer El Mirador. Fui con el propósito de preparar la transmisión en vivo de nuestro programa radial Todo a pulmón desde el corazón del sitio arqueológico. Restricciones tecnológicas y logísticas en aquel momento no nos permitieron realizar esa histórica transmisión el año pasado, pero no nos damos por vencidos, y esta vez sí lo lograremos —vea los datos al final—.

Las restricciones arriba mencionadas no evitaron que aprovechara para conocer una pequeña parte del sitio y me enamorara del proyecto. Para un amante de la historia como yo, tener la oportunidad de caminar sobre calzadas y subir a templos que vivieron su apogeo cuando del otro lado del charco estaba también en su apogeo el Imperio Romano es una experiencia inigualable.


Cuando uno logra por un momento dimensionar la complejidad de las construcciones, como por ejemplo la pirámide de La Danta, la de mayor volumen en el mundo, y la red de carreteras que unía las diferentes ciudades —sitios arqueológicos ahora—, no puede más que maravillarse del nivel de desarrollo de ingeniería que se alcanzó hace más de dos mil años.

Sin embargo, el solo hecho de saber que esos tesoros están allí enterrados en la selva de Petén no es suficiente garantía para su preservación. Se necesita de mucho trabajo, muchos recursos y la participación de mucha gente para lograr que lo que ahora es un diamante en bruto y que podría ser la carta de presentación de Guatemala al mundo, logre superar esa etapa. Y no me refiero a los ofrecimientos del Gobierno, sino a la participación de los guatemaltecos emprendedores que ven en El Mirador uno de los más importantes proyectos a futuro.

Ya la labor se ha iniciado. Ya existe una fundación, la Fundación Patrimonio Cultural y Natural Maya Pacunam, en la que se han involucrado algunas de las empresas más grandes e importantes del país, como por ejemplo la Cervecería Centroamericana, el Banco Industrial, Cementos Progreso, Wal-Mart, Citibank, la Fundación Pantaleón, Disagro y Telgua. Esta fundación, en conjunto con la organización estadounidense Global Heritage Fund (GHF), han invertido en los años recientes más de US$3 millones en los trabajos de rescate y conservación de los sitios arqueológicos en la Cuenca de El Mirador.

Yo creo que lo que están haciendo estas organizaciones es bastante loable, y permitirán, en un futuro cercano, convertir El Mirador en un gran imán para el turismo extranjero, lo que seguramente contribuirá al progreso de muchos guatemaltecos, especialmente de los residentes de Petén.

Desconfío mucho del involucramiento de los Gobiernos en estos proyectos, ya que la experiencia nos indica que lo más seguro es que, bajo sus auspicios, mucho de lo que ahora todavía existe en esos lugares se "pierda" y lo que quede esté en condiciones tales que a pocos les quede la ilusión de conocer.

Así que quizá lo mejor que puede hacer el Gobierno es, lo mismo que debería hacer en muchas otras áreas: no estorbar. ¿Será eso mucho pedir?

No se pierda el próximo miércoles 20 de agosto, de 12 a 14, la histórica transmisión del programa radial Todo a pulmón (100.9 FM y www.radiopolis.info), en vivo, desde El Mirador. Conversaremos desde el corazón de la selva con el arqueólogo Richard Hansen, y usted también se podrá unir a la conversación.

Artículo publicado en Prensa Libre el jueves 14 de agosto de 2,008.

miércoles, 13 de agosto de 2008

Vé por la ventana...

All of us tend to put off living. We are all dreaming of some magical rose garden over the horizon - instead of enjoying the roses that are blooming outside our windows today.
-- Dale Carnegie

5 días

Ya pasé el quinto día de salir a correr. Según la teoría stándard de los hábitos (que no sé de dónde se la sacaron) me faltan 16 días para considerar que ya me habitué nuevamente a salir a correr (¿será cierto?) Hoy había frío ya que estuvo lloviendo en la noche, pero no hay que tenerle miedo ya que al par de cuadras ya no se siente. Me sigue doliendo la rodilla aunque ya no tanto como ayer. Donde tuve la ampolla me sigue doliendo, aunque ya no sé si es mental la cosa o que el tenis tiene algún defecto... Por lo demás, todo bien. Hoy me pasó a la par Espada como a las 5:20 en las Americas, pero no iba corriendo sino en la usual caravana, en la camioneta del millón que le compramos, haciendo bulla a esas horas...

martes, 12 de agosto de 2008

De regreso al trote

Quienes me conocieron de adolescente saben que mi pasión era correr. Entrenaba 2 horas diarias bajo el sol de la tarde de Reu, y cuando no estaba corriendo, soñaba con correr. Recuerdo que en la puerta de mi cuarto tenía una gran toalla con la figura de las piernas de un corredor. A donde fuera que iba, siempre trataba de correr un poco, y aunque mi verdadera pasión y en lo que era competitivo siempre fue la velocidad, pues le entraba también a correr más largo por hobby.

Las decisiones que uno va tomando en la vida siempre tienen consecuencias y una de las que yo tomé, todavía en la adolescencia, truncó esos sueños de competencia. A los 14 años yo creía que ya tenía bien planificada mi vida, y sabía lo que quería lograr. Sin embargo, a la vuelta de la esquina todo cambió y cuando finalmente me dí cuenta de lo que sucedía, ya esos sueños de juventud habían quedado atrás. No me quejo. Al final, fui yo quien tomé las decisiones, acertadas o erradas, maduras o inmaduras, pero fui yo, no le puedo echar la culpa a nadie más. Por supuesto que la vida te va dando jugadas que no esperas y, como decía Randy Pausch, uno no escoje las cartas que te da la vida, pero sí lo que hace con esa mano. En retrospectiva, si no hubiera pasado por todo lo que pasé, muy probablemente no hubiera llegado a ser el libertario radical que ahora soy, ni al periodismo (que no estaba entre mis planes de la adolescencia, debo reconocer) ni haría lo que hago ahora que tanto me llena de satisfacción.

Pero todavía estaba el sueño frustrado del atletismo. Se compensó un poco cuando a mi hija le empezó a gustar, sin que yo se lo inculcara. Empezó a competir de parte del colegio y en poco tiempo llegó a lograr mucho, al grado que hasta compitió en un campeonato centroamericano en El Salvador. Pero así como llegó se fue y ahora tiene otros intereses...

Correr se fue quedando en el olvido, hasta que llegó a mi vida Heidy. Ella es una persona realmente extraordinaria a quien ahora tengo el honor y gran gusto de considerar una de mis mejores amigas. Una de sus tantas cualidades es que le gusta correr y participar en competencias. A pesar de que las circunstancias no nos han permitido participar en ninguna carrera juntos, logró motivarme a meterme a una carrera. En ella participamos con mi hija, y aunque no la terminamos (era irracional pensar que la podía terminar considerando que tenía más de 20 años de no correr y no había entrenado nada) el sólo hecho de estar en la competencia y sentir nuevamente la adrenalida de ese gusto por correr, me dejó picado.

Sin embargo, todavía necesité un empujón más para iniciar. Este vino de otra amiga, Michelle, quien me retó a correr para reencontrarme con ese patojo disciplinado y competitivo que se quedó en Reu cuando dejé de correr.

Pues bien, acabo de iniciar a correr nuevamente. Apenas llevo cuatro días de estar saliendo a correr por las mañanas, pero la experiencia ha sido increíble. La verdad es que para tanto tiempo de vida sedentaria, hasta yo mismo me sorprendí de la memoria que mi cuerpo parece tener sobre el correr. De hecho, corri mucho más rápido de lo que yo mismo esperaba, aunque no me quiero exceder, ya que quiero esta vez habituarme nuevamente para permanecer en el largo plazo. Como era de esperarse, ya uno está bastante oxidado, por lo que ahora ando todo adolorido, pero es parte del proceso habitual. Hoy, aparte del dolor normal me dolió un poco la rodilla y una ampolla que ayer me deshice, lo que me hizo correr un poco más lento. Pero sigo emocionado. Hacía mucho tiempo que no me sentía así. Les mantendré informado de cómo sigue mi nueva aventura de reencuentro con el pasado. Gracias mil, Heidy y Michelle.

viernes, 8 de agosto de 2008

Interés de Estorbar

La Junta Monetaria y el Banco de Guatemala decidieron subir la tasa de interés un siete por ciento, con el argumento de que es la única forma para tratar de frenar la inflación. Yo creo que, en las actuales circunstancias, es una de las peores decisiones que pudieron tomar.

Lo peor de todo es que no pueden siquiera argumentar desconocimiento. Por ejemplo, en una entrevista publicada el 14 de julio (unos días antes de subir la tasa de interés), la presidenta del Banco de Guatemala, María Antonieta de Bonilla, indicó: "Y en ese sentido sí vemos margen de acción para la política monetaria (subir las tasas de interés para frenar el crédito, el consumo y el crecimiento de la economía, con el fin de moderar los precios)". ¿Queda claro que conocen las consecuencias de sus decisiones? Por supuesto.

Las implicaciones son muchas y ya las estamos empezando a ver. Frenar el crédito, frenar el consumo, frenar el crecimiento de la economía, en momentos en que ya de por sí la situación no estaba nada boyante, es como meterle zancadilla a un cojo. El argumento de que en otras partes lo están haciendo tampoco es un gran consuelo.

Un error usual es confundir los efectos con las causas. En el caso de la inflación, por ejemplo, para muchas personas ésta es el índice de precios al consumidor (IPC), pero éste es solo un reflejo de los cambios en los precios, que no siempre están relacionados directamente con la inflación. La inflación es un aumento generalizado en el nivel de precios, debido a una expansión monetaria mayor al crecimiento de la producción; es decir que hay más cantidad de moneda para comprar la misma cantidad de productos.

Por definición, en nuestro mundo actual, en donde la emisión monetaria es un monopolio gubernamental controlada por los bancos centrales, los únicos que pueden generar inflación son los mismos bancos centrales. Y ¿cómo lo hacen?, cuando toman decisiones que modifican la masa monetaria sin relación con el crecimiento de la economía, como, por ejemplo, cuando deciden "rescatar" al dólar para que no se devalué y salen a comprar dólares al mercado. ¿Con qué cree que "compran" los dólares? Pues con quetzales que salen a incrementar la masa monetaria.

Los banqueros centrales, de aquí y de todas partes del mundo, se pasan la vida jugando de un extremo a otro, en lo que para ellos son puras "decisiones técnicas", pero que para el resto de nosotros, que somos quienes pagamos las consecuencias, pueden tener efectos devastadores. Si no me cree, vea lo que sucede actualmente en Estados Unidos, cuya crisis tiene sus raíces en las decisiones de la FED.

Y ¿pueden subir los precios por otras razones? Por supuesto. Actualmente, por ejemplo, el incremento en el precio del petróleo y sus derivados y en los de los granos básicos tienen efecto sobre los precios de muchos productos; no necesariamente de todos, pero sí influyen en muchos, aumento que se refleja en el IPC, pero que no tiene raíces monetarias (al menos no locales). ¿Se puede resolver esto subiendo la tasa de interés en Guatemala? Por supuesto que NO. Y como el principal componente en el incremento del IPC es ese incremento en el petróleo y los granos básicos, la JM está aplicando la medicina equivocada a un paciente ya débil. Y todos sabemos lo que puede pasar cuando eso sucede: ¡el enfermo se puede morir! (Y eso, sin contar con los otros que todavía quieren chuparle la sangre al enfermo, subiéndole los impuestos).

Publicado en Prensa Libre el jueves 7 de agosto de 2,008.