viernes, 26 de octubre de 2007

Compadre Espada

No me ayudes, compadre.

“No me ayudes, compadre”, creo que debió haber sido la expresión de Álvaro Colom al leer la entrevista al candidato vicepresidencial de la UNE, el doctor Rafael Espada, que Prensa Libre publicó este martes. El subtítulo de la entrevista reza: “Algunos financistas me han dado recursos porque no confían en Álvaro o Sandra”.

Obviamente, el doctor Espada no recapacitó sobre lo que estaba diciendo: que ni siquiera algunos de los financistas, probablemente amigos suyos, confían en Álvaro Colom y su esposa.

La pregunta obligada para el doctor Espada es, entonces: ¿Si ni siquiera sus amigos, quienes están poniendo algunos centavos en la campaña de la UNE, confían en Colom, qué podemos esperar los guatemaltecos de nuestros 160 mil millones de quetzales que administrará durante los cuatro años de su mandato, asumiendo que gane?

Luego hizo algunos otros comentarios comprometedores, como, por ejemplo, “Es inconcebible que este país piense en tener un gobierno militar … Me da pavor que la mitad de este país piense en tener un gobierno militar”. Primero que nada, reconoce tácitamente, por lo menos, un empate en las preferencias para la segunda vuelta, cuando no la pérdida, pero lo más importante es su descalificación de los posibles votantes del partido rival.

Siempre en el tema de los financistas, afirmó: “Si alguien dio dinero, seguro lo voy a atender más rápido, pero no voy a hacer lo que ellos me digan”.

Por si eso fuera poco, en una respuesta un poco ambigua, reconoce que no puede controlar a los medios de comunicación, pero que él está acostumbrado a tener el control todo el tiempo. ¿Implicará eso una amenaza velada? Yo no creo que esa haya sido su intención, pero así sonó.

Y es que, al final, en el tema de las comunicaciones, lo importante son las percepciones. Quizá casi todos los que han pasado por el Gobierno han pensado cosas similares, pero no han sido tan cándidos de confesarlo públicamente.

De la lectura de la entrevista coligo que, de ser electo el binomio de la UNE en la segunda vuelta del 4 de noviembre, continuará la secuencia de expresiones cándidas por parte de los gobernantes, de las que tanto nos llegó a acostumbrar Óscar Berger durante su mandato y que ocasionaron muchísimos dolores de cabeza a sus encargados de comunicación, sólo que ahora éstas provendrán no necesariamente de la Presidencia, sino de la Vicepresidencia.

En pocas palabras, el trabajo principal del equipo de comunicación de la Vicepresidencia será intentar mantener callado al vicepresidente, so pena de que su prioridad pase a ser cómo sacar el clavo, o que, como pasó con la administración Berger, los ciudadanos llegamos a acostumbrarnos tanto a las declaraciones del presidente, que al final ya ni se ocupaban en tratar de sacar el clavo, y de seguro hasta dentro de la misma oficina de comunicación se reían de sus declaraciones, como lo hacía el resto de guatemaltecos.


Publicado en Prensa Libre el 18 de octubre de 2007.

1 comentario:

MR.MAN dijo...

La verdad, esta escrito en prensalibre del dia 25-10-07, lo que escribio un diputado retirado de la UNE, espero que lo leas, pero la gran verdad de Espada es que desconoce Guatemala, ya que paso 40 años viviendo en el extrangero, no tiene ni la menor idea de que va hacer como vicepresidente, el solo sabe operar.